gototopgototop
Estas en: Inicio / Interes general / Consultorio / Mecánica / Puesta a punto

Puesta a punto

E-mail Imprimir



1.- Aligerar la bicicleta.
Con este título puede pareces que, en vez de seguir los pasos para realizar un trabajo mecánico, se vaya a seguir los pasos de unos consejos de dietética, pero, aunque lo que vamos a realizar no es mecánica pura, si son unos pequeños secretos que hacen cambiar de estética la bicicleta y permiten bajarla unos dos kilogramos de peso con poco trabajo y poco dinero.
Puedes realizar estas sustituciones de piezas que vamos a ver todas a la vez o sustituir sólo alguna de ellas cuando tengas el capricho... o el dinero.
Las herramientas que vamos a utilizar son:
- Las llaves allen de 4,5 y 6.
- Unos desmontables.
- Un destornillador.
- Una llave fija de 10-11-8 y 9.
- Un bote de grasa sólida.

1 En la fotografía vemos una bicicleta de la gama media-baja tal y como viene de fábrica y preparada para pedalear. Su peso total es de 13.630 gramos y siguiendo los pasos siguientes la vamos a dejar con un aspecto más liviano y "fibroso".
2 Los reflectantes o catadriópticos son accesorios que son muy importantes para circular por la noche, pero para circular por el monte y de día nos suponen un estorbo, así que los guardamos todos: los de los pedales, los de las ruedas y los de las horquillas. El gasto económico es de 0 pts. y la reducción de peso es de 280 gramos.
3 Donde más peso vamos a rebajar es en las cubiertas, pues las de serie de cualquier bicicleta de esta gama, e incluso en muchas de gama superior, suelen ser bastante pesadas.
También en las cámaras vamos a reducir peso montando unas ultraligeras. El gasto económico de esta operación es de unas 6.500 pts. en cubiertas y unas 1.500 pts. en cámaras.
La reducción de peso es de 810 gramos entre las dos cubiertas y de 120 gramos entre las dos cámaras.
4 Cambiando el sillín y la tija podemos quitar y quitamos en este caso 200 gramos. El desembolso económico es de unas 3.500 pts. del sillín y unas 2.500 pts. de la tija.
5 Podemos rebajar 524 gramos más si sustituimos la potencia y el manillar. El precio de la potencia será de unas 3.500 pts. y el del manillar 2.500 pts.
6 Después de comprobar de que componentes se puede reducir el mayor peso, entrando en detalles se puede quitar aún más peso. Con los cierres rápidos de las ruedas y el siilín se puede reducir hasta 150 gramos de peso en algunos casos, en esta bicicleta sólo 100 gramos menos pues el cierre del sillín que viene es ligero. Con los puños del manillar también podemos rebajar 50 gramos si ponemos unos de espuma, por ejemplo.
El precio de los 3 cierres de aluminio aproximadamente anda por las 2.000 pts. y de los puños de espuma unas 800 pts.
7 Peso: 11.550 gramos. Después de haber realizado una "sauna" nuestra bicicleta ha adelgazado 2.080 gramos, aparte de mejorado su aspecto. Aunque la cuenta bancaria ha bajado un poco, no os preocupéis, merece la pena. Todavía se puede bajar más peso a esta bicicleta dejándola en un peso casi a la altura de una de gama alta pero habría que entrar en muchos más detalles quitando los gramos muy poco a poco.
8 Para este artículo hemos elegido unos componentes de la gama media con una excelente relación calidad-peso-precio, existiendo en el mercado otras márcas y modelos con parecidos precios y pesos para que pongas la bicicleta a tu gusto.
Hay que decir también que para la gama alta de bicis existe un amplio mercado de componentes ultraligeros.


2.- Eliminar los ruidos.

Cuando se monta una bicicleta pieza a pieza, la base principal para que esa bicicleta no meta ruidos extraños en el primer día de rodaje es la grasa sólida y el aceite de litio.
La grasa sólida se utiliza en los rodamientos de la dirección, pedalier y bujes, aparte de minimizar los ruidos para evitar el desgaste, y en las roscas de los pedales, de las cazoletas, en la tija del sillín, en la potencia y en el cinte y algunas piezas que vamos a ver a continuación para que no meta ruidos. El aceite de litio se utiliza casi a diario para la cadena y los cambios.
Así que debemos tomar la grasa y el aceite como herramientas principales, aparte claro está de las que utilizamos normalmente:
- Llave de pedales (14-15).
- Llaves para el pedalier.
- Llaves allen de 5-6-8.
- Destornillador de estrella.
- Llaves de radios. lija y llaves de dirección.

1 El ruido más común en las bicletas a estrenar es el ruido que producen las zapatas, el más aparatoso y con el que podemos tener más problemas con el vecindario y hasta con el oso yogui si nos lo encontramos por el monte. El sonido que tiene ese ruido es lago así como un rooooommm, y para evitarlo, aunque no siempre da resultado se puede cambiar las zapatas de posición (con distinto ángulo) y si no se quita, lijar las zapatas y si tampoco se quita el ruido y no quieres esperar a que con el rodaje se quite (pues se suele cambiar) cambia de modelo de zapatas.
2 Cuando escuches un crik, crik, con una llave de tubo de 14 o con una llave allen de 8 aprieta los tornillos centrales del pedalier. Si sigue el ruido, con un extractor de bielas desmonta las mismas y reboza con un poco de grasa el cuadrillo del eje.
3 Si sigue el ruido desmontamos otra vez las bielas y con la llave de pedalier desmontamos las cazoletas del eje para rebozar las roscas de grasa así como el cartucho antes de encajarlo en las cazoletas. Cuando se enrrosquen esas cazoletas no hay que apretarlas con mucha fuerza para que no se compriman demasiado y expulsen la grasa.
4 El quitar los ruidos la primera o a la segunda es como una lotería, así que muchas veces después de haber hecho las operaciones anteriores te montas en tu bicicleta y sigue ese maldito crik, crik. Pero como tenemos que quitarlo como sea, apretamos los tornillos de apriete de los platos y rebozamos de grasa las roscas de los pedales para apretarlos con fuerza. Si aún así sigue ese crik, crik la última solución es engrasar la abrazadera del desviador y la tija de sillín.
5 Raca, raca, raca... suele hacer cuando el cambio está desajustado o el piñon está flojo, acentuándose el ruido cuando están desajustados los dos a la vez. Para quitar ese ruido primero apretamos el piñon y a continuación ajustamos el cambio con la ruleta de ajuste.
6 Cuando roza el desviador con la cadena también suele hacer el mismo ruido que en el apartado anterior aunque un poco más agudo, solucionándolo con ajustar el sincronizado del desviador o con un destornillador modificando el ajuste de desplazamiento.
7 El sonido más grave que suele hacer la máquina es un clok, clok, clok. Esto puede solucionarse al angrasar y ajustar la dirección, los bujes o el eje de los pedales y si con estas soluciones no se quita habrá que revisar la cadena por si hay algún eslabón medio suelto o agarrotado como en la fotografía.
8 Por la potencia y el cintre también suele hacer algún cri, cri que aunque no es aparatoso puede llegar a ser molesto; para no escuchar ese ruido rebozamos de grasa el tubo de la potencia que entra al cuadro y el centro del centre o manillar.
Las manetas de freno y cambio también necesitan unas gotas de aceite. Por último si te hace alguna "nota musical" como ñoc, ñoc aprieta todas las cabecillas de los radios y si aún así sigue el ruido engrasa todas las cabecillas.
Si después de haber hecho todos estos ajustes y engrases sigues teniendo ruido en tu bicicleta tendrás que revisar con lupa el cuadro pues puede que se haya formado alguna grieta en el mismo.


3.- Renueva tus cables.

Terminada la temporada y después de haber rodado durante todo el año con tu bicicleta, conviene revisar el cableado de frenos y cambios para sustituirlos en el caso de que los veas oxidados o resecos.
Al mismo tiempo, puedes aprovechar la ocasión para cambiar las fundas de los cables por otras de superior calidad, a ser posible con revestimiento interior de teflón para que deslicen mejor los cabler y tengas un mejor rendimiento de cambios y frenos.

1 Si queremos cambiar de forma rápida cables y fundas, cojemos el cortacables y cortamos los 4 cables entre el prisionero y el tope de funda para después, con una llave allen del 5, aflojar los 4 prisioneros que sujetan los cables.
2 Para deshacernos de las fundas viejas habrá que quitar la cinta del manillar con cuidado si las queremos aprovechar, y ya con las fundas de los cables nuevos las instalaremos empezando por las manetas de freno.
Antes de cortar la funda nueva del freno trasero comprobamos que al girar el manillar a tope (como en la fotografía) la funda no nos impida el giro.
3 Antes de cortar la funda nueva que vamos a poner en el freno delantero conviene medirla, pero hay que hacerlo como si estuviera el freno tensado, pinzando las dos zapatas con la mano izquierda. El motivo de esta maniobra es dejar las fundas en su longitud exacta, ya que cuanto más cortas queden, mejor tacto tendrás a la hora de frenar.
4 antes de introducir lso cables nuevos por las manetas y quiarlos hacia las fundas, hay que revisar el final de las mismas por si al cortarlas han quedado obstruidas por el aplastamiento del alambre espiral que lleva la funda en su interior. Si así fuera, volver a cortarla, pero muy poco.
5 Con los cables en la mano, los engrasamos bien con grasa sólida, deslizándolos por el interior de las fundas hasta llegar al tensor del puente de freno donde pondremos un tope en la funda, mientras que con la llave allen del 5 sujetamos el cable prisionero.
6 Acabamos de ajustar los frenos nos vamos a los cambios en los que sustituiremos los cables que, como ya sabes, aquí son más finos y con la cabecilla más pequeña. Para el cambio trasero es importante que su funda sea de teflón por su parte interior, y recubierta de hilos de alambre en paralelo y no espiral como en los frenos, siendo necesario utilizar topes de funda en los dos estremos.
7 Antes de cortar a medida la funda del cambio trasero situamos la cadena en el plato y piñon pequeños. Con un extremo puesto en el tope del cuadro medimos bien la funda (¡ojo!, que no quede corta) y la cortamos con cuidado para que no se deshile la funda.
8 Aunque haya poca funda en el cambio, la grasa sigue siendo necesaria para rebozar el trozo de cable que va a ir por el interior. Luego, sujetamos los cables (del desviador y el cambio) con sus prisioneros correspondientes y ajustamos el sincronizado del cambio con el tensor superior. El toque final será rematar el estremo de cable cortado con un terminal o una cabecilla de radio, evitando así que se deshilache.
 

HORARIOS

Suc. Parque Leloir
Jueves 10 a 20hs
Viernes 10 a 14hs

Suc. Morón
Jueves 10 a 19hs
Viernes Cerrado

Productos

NUESTRAS MARCAS

Los precios pueden modificarse sin previo aviso

Usuarios