Carro vacío
Plan 12

Los frenos hidráulicos

 

Los frenos hidráulicos.
     Para tener a punto los frenos hidráulicos no hace falta haber hecho unos cursillos de mecánica en la NASA por lo complicado que pueda parecer meter nuestras manos en todo un circuito hidráulico.
     Vamos a quitarnos complejos y si queremos ponerlos a punto (cambiar el líquido de frenos, cortar fundas o macarrones en este caso, cambiar zapatas o tensarlos simplemente) sigue los pasos que vamos a realizar a continuación utilizando estas herramientas: llave allen de 2 y 4, llave fija de 8, vaso de plástico, jeringuilla con retén de goma alrededor de la salida del líquido, líquido de frenos Magura (pudiendo utilizar el que utilizan en los circuitos hidráulicos de la marca de automóviles Citroen) y una cuchilla de Magura o cutter para cortar el macarrón.

1 Si al instalar frenos nuevos en tu bicicleta las fundas quedan demasiado largas, puedes tener tres inconvenientes: que se puedan enganchar más fácilmente a cualquier otra cosa (rama, bicicleta, etc...) que cuanto más largo sea el macarrón peor tacto tienen las manetas y que queda más "fea" la bicicleta.
2 Para cortar los macarrones o fundas, o cambiar el líquido, empezaremos el trabajo aflojando y soltando con una llave de allen de 4 el tornillo que lleva el depósito de líquido de freno. El tornillo va acompañado siempre con una arandela que no se debe perder.
3 Como vamos a vaciar todo el líquido del circuito, colocamos un vaso debajo del depósito de freno para no ensuciar el suelo. Frenando con la maneta varias veces seguidas y muy suavemente conseguiremos que salga casi todo el líquido.
4 Para eliminar el poco líquido que se queda en el circuito después de la operación anterior, con la llave de allen de 4 desenroscamos el tornillo que lleva el depósito de la maneta y...
5 ...con la jeringuilla llena de aire inyectamos ese aire en el circuito para no dejar ni gota de líquido. Antes, colocamos de nuevo el vaso como en el paso número 3.
6 Ahora, ya sin líquido en el circuito, podemos soltar el macarrón para poder acortarlo a la medida que a nosotros nos guste. Para ello, con cortar por el extremo basta. Antes de cortar liberamos el macarrón de la maneta ayudándonos de una llave fija de 8.
7 Antes de cortar el macarrón con la cuchilla de Magura o el cutter, comprebamos que sujetando con los dedos el extremo del macarrón por donde vamos a cortar podemos girar el maillar hacia los dos extremos y hundir la suspensión sin que el macarrón impida hacer esos movimientos.
8 Una vez cortado el macarrón, introducimos por su interior el tope que va a ir roscado a la maneta, seguido de un casquillo dorado que traen los repuestos de Magura y que va a quedar presionado en el extremo del macarrón (el rebaje que tiene el casquillo en un extremo debe ir hacia el exterior de la maneta) cuando rosquemos el tope con la llave fija de 8.
9 Llenamos la jeringuilla de líquido de frenos preparándola como hacen los médicos (que ne quede ninguna burbuja de aire dentro y que el líquido salga una gota por la punta) y la llevamos al depósito de líquido de la maneta llenando este hasta que lo expulse porque ya no entre más. OJO: antes de introducir el líquido de frenos en el depósito, el tornillo que vamos a ver en la fotografía 11 debe estar lo más desenroscado posible.
10 Para eliminar las burbujas de aire de aire que puedan quedar dentro del circuito, desenroscamos media vuelta de llave el tornillo que hace de tapón del depósito de los frenos para seguir inyectando suavemente el líquido por el depósito de la maneta hasta que salgan todas las burbujas.
11 Con el circuito hidráulico lleno de líquido colocamos las ruedas en la bicicleta y realizamos varias frenadas. Puede ocurrir que los frenos queden un poco destensados y que la maneta tenga mucho recorrido para poder llegar a frenar algo, problema que solucionaremos tensando el freno desde la maneta, pues ésta lleva un bombín con un tornillo allen de 2 mm. que regula su recorrido.
12 Si roscando casi a tope (sin forzarlo) el tornillo del bombín de la maneta, el freno queda destensado, volvemos al depósito de líquido (foto 10) y desenroscamos entero el tornillo para volver a inyectar líquido hasta que no entre más, desenroscando antes, y casi a tope, el tornillo del bombín de la maneta. Para terminar, no hay que olvidar que para cambiar las zapatas sólo hay que usar los dedos para soltarlas y poner unas nuevas.